El “Black Power” en el Olimpismo actual

Artículo elaborado en junio de 2015, a partir de la consigna de imaginar una situación hipotética en donde se repitiese en Río 2016, la famosa protesta de los atletas afroamericanos acontecida en los JJOO de México ’68.

John_Carlos,_Tommie_Smith,_Peter_Norman_1968cr

Año 2016. Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. La multitud presente en el estadio y los millones de telespectadores que siguen la transmisión en todo el mundo, se sorprenden al verlos atravesar la barrera del tiempo. Los atletas afroamericanos Tommie Smith y John Carlos caminan rumbo al podio. Peter Norman, el australiano blanco también, por supuesto, aunque él no sepa que hace una década que está muerto. Sus figuras, en blanco y negro, aún portan los atavíos con las consignas del “Black Power”, el Movimiento por los Derechos Civiles de la población negra surgido en los Estados Unidos a fines de los ’60. Smith, con la bufanda negra que simboliza el orgullo de su raza. Carlos, con el collar de cuentas que recuerda a los afroamericanos esclavizados en América. Ambos descalzos, sólo en medias negras (para representar la pobreza de su raza) y con los distintivos del Proyecto Olímpico por los Derechos Humanos. Norman también porta uno, por supuesto. Smith tiene sus guantes negros, Carlos volvió a olvidar los suyos. Norman nuevamente le sugiere a Smith que le preste el izquierdo a Carlos y así ambos puedan llevar un guante en el podio. Cuando suena el himno de los Estados Unidos y adoptan las poses con las que pasarían a la historia (la cabeza gacha y el puño enguantado alzado en señal de protesta), los abucheos de medio siglo atrás se transforman en una de las mayores ovaciones en la historia del deporte.

Sucede que los protagonistas de esta historia desconocen que en la actualidad, muchas de sus demandas de entonces fueron escuchadas y su lucha hoy es vista, a través del cristal de los años, como un triunfo de los derechos humanos. A pesar de las resistencias lógicas que implica todo proceso de cambio, la sociedad ha avanzado mucho desde entonces.

Curiosamente, a quienes no parece despertarle simpatías la causa de Smith y Carlos, y se niegan a revalorar estas conquistas sociales y civiles, son las actuales autoridades del Comité Olímpico Internacional, que vuelven a sancionarlos como si el tiempo no hubiese transcurrido, con la misma herramienta legal de entonces, el aún vigente Art. 53 de la conservadora Carta Olímpica.

Carta Olímpica

Capítulo 5 – Los Juegos Olímpicos

Art. 53 – Publicidad, manifestaciones, propaganda*

Inc. 3 – No se permitirá ningún tipo de manifestación ni propaganda política, religiosa o racial en ningún emplazamiento, instalación u otro lugar que se considere parte de los emplazamientos olímpicos.

Para eliminar cualquier atisbo de duda con respecto a su aplicación en el presente, basta recordar que en la previa de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, el jugador argentino de hockey sobre césped, Fernando Zylberberg, recibió un apercibimiento por realizar un corto publicitario en homenaje a los soldados caídos en Malvinas. En el mismo, se podía observar a Zylberberg entrenando en las islas y el spot cerraba con el slogan: “Para competir en suelo inglés, entrenamos en suelo argentino”.

Si bien no hubo sanciones, el titular del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein, dejó en claro que los Juegos Olímpicos no están para que se discutan temas políticos, y le recordó a cada uno de los atletas argentinos que fueron a Londres, la existencia de este artículo que prohíbe la realización de manifestaciones políticas, religiosas o raciales en este evento deportivo.

Parece increíble pero casi medio siglo después, ciertas estructuras conservadoras continúan rigiendo el deporte mundial, tanto en el COI como en la FIFA y sus federaciones asociadas. El antidemocrático Art. 53 de la Carta Olímpica posee una fuerte carga de censura que debe ser cuestionada por atentar contra la libre expresión, y está reñido con los principios básicos de Libertad e Igualdad, que quedan explícitamente manifestados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Declaración Universal de Derechos Humanos

Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición (…)

Artículo 19

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Como decíamos en los párrafos anteriores con referencia al racismo, mucho se ha avanzado en la conquista de los derechos civiles de la población negra, especialmente desde el fin del apartheid. Es nuestro deber como sociedad suscribir la lucha frente a toda forma de discriminación. Si bien la sanción del COI es más política que segregacionista, subyace con fuerza una actitud racista, por lo que bien vale tener en cuenta la “Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial” suscripta por la ONU, y que en Argentina se convirtió en la ley 17.722.

LEY N° 17.722

Parte 1

Artículo 1

Inc. 1 – En la presente Convención la expresión “discriminación racial” denotará toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico, que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pública.

En lo que respecta específicamente a nuestro país, para atender este tipo de manifestaciones ante una situación en territorio nacional o por parte de ciudadanos argentinos, se ha constituido el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). Además, se puede recurrir a la Ley 23.592, también conocida como Ley Antidiscriminatoria.

LEY N° 23.592

Artículo 1

Quien arbitrariamente impida, obstruya, restrinja o de algún modo menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional, será obligado, a pedido del damnificado, a dejar sin efecto el acto discriminatorio o cesar en su realización y a reparar el daño moral y material ocasionados.

A los efectos del presente artículo se considerarán particularmente los actos u omisiones discriminatorios determinados por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos.

Tommie Smith y John Carlos hoy constituyen un ícono de la lucha por la igualdad racial. Pero revaloremos en esta historia a Peter Norman, cuya actitud solidaria e integradora con los atletas afroamericanos potenció los alcances de su acción. Falleció en 2006 y los portadores del féretro en su funeral fueron precisamente Smith y Carlos. Como para que el COI tome nota.

griot-magazine-peter-norman-funerals-white-man-in-that-photo-black-power-salute

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s